15 de febrero de 2011

Llegó el día.

Y sí, llego el día en el que me di cuenta de que la vida está para reírte de ella, y no con ella, que si te caes, solo tienes que levantarte, que no te importe el pasado pero que siempre lo tengas en cuenta, que la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, salir un sábado y estar sin pasta un domingo, gritarle a las personas que quieres y saber pedir perdón, tener las cosas claras y decidirte en el último momento, jugar con fuego y quemarte, hacer estupideces sin parar pero que no te importe lo que piensen los demás, ponerte guapa para el amor de tu vida y después pasar de él, abrazarte a quien te abrace y a quien no quiera no te abrazas y punto, porque sentir dolor es inevitable, pero sufrir es opcional

5 comentarios:

Laura dijo...

Totalmente de acuerdo. Que nada ni nadie te haga sufrir, se puede llorar pero mejor reir.
Besos.

Toñi dijo...

aplicate el cuento, muy bonito, preciosa.....

Flores dijo...

Tu lo has dicho sufrir es opcional...
Que no sufras mucho.
Besos

Ana dijo...

Como la vida misma...

Elena dijo...

Tienes razón, la vida está llena de dualidades, pero en nuestra vida, siempre, siempre elegimos nosotros. Tenemos derecho a equivocarnos incluso. Y ya sabes, como tu bien dices es opcional, así que sufrir, lo justo. Un besazo, guapa.