4 de mayo de 2011


Caminaba lentamente, estaba confusa...Tenia la cara empapada, no podía parar de llorar o simplemente no quería. Buscaba con la mirada un hombro seco que recogiera sus lágrimas, pero nadie la abrazaba. Todos esperaban de ella una sonrisa, con la que empezaba el dia y con la que continuaba por la noche, su sonrisa...hoy parecia haberla olvidado. No sabe porque ya nada le hace sentirse bien, quiere que el aire frio roce su piel, le encanta esa sensación,le hace sentirse viva, mas cerca de sus sueños.

2 comentarios:

Elena dijo...

No dudes nunca que el hombro de tu madrina siempre estará seco para ti, y los brazos siempre preparados. Es normal que todos esperemos una sonrisa, porque tu sonrisa es preciosa. Y sueña, es precioso soñar, pero los pies siempre en la tierra.
Además, creo, que a parte de mi hombro y mis brazos hay más, y seguramente más cerca que los mios. Un besazoooooo.

Toñi dijo...

me da la impresión, Elena, que a veces lo olvida y confunde el que la "regañen" con creer que no la quieren, ¡que equivocada está! en fin ya llegará el dia que se dé cuenta de la verdad de todo.